CARPIO ABOGADOS Y ASOCIADOS
Menu
A+ A A-

Gerald Oropeza: La historia no conocida del auto Ferrari

Gerald Oropeza: La historia no conocida del auto Ferrari
Martes 23 de junio del 2015 | 07:32
Declaración de testigo aporta detalles para esclarecer diferencia de peso detectada por la Policía.


El caso Gerald Oropeza López, sin lugar a dudas, es una caja de sorpresas para las autoridades que lo investigan. Sicarios intentan matarlo en circunstancias que se desplazaba a bordo de su vehículo Porshe y no logran su cometido; luego aparecen los vínculos de la familia Oropeza con líderes del Partido Aprista, se descubre los múltiples contratos obtenidos por la empresa familiar Sergero SAC con diversas entidades del Estado y por último, le incautan diversos autos deportivos a la víctima del atentado.

El pecado de Gerald fue ostentar la opulencia de dinero y su afición por las carreras automovilísticas.

[Gerald Oropeza: Audios de celular que se halló en el Porsche sí son de él]

Con la información recopilada, las autoridades sustentaron la tesis de que Gerald Oropeza López seria presunto cabecilla de una organización vinculada al cartel italiano y utilizaría el puerto del Callao para el trasiego de cocaína hacia Europa. Asimismo, la fiscalía logró que el Primer juzgado de investigación preparatoria nacional dicte mandato de prisión preventiva por 18 meses al único detenido, Luis Carlos Acuña Pomar.

Estos son los hechos hasta aquí conocidos.

Sin embargo, Perú21 obtuvo en exclusiva el Informe policial N° 08-05-2015-DIRANDRO remitido por la Dirandro a la Cuarta fiscalía supraprovincial corporativa especializada contra la criminalidad organizada a cargo del fiscal Lucio Sal y Rosas, ahí se vierte como resultado de las investigaciones realizadas por la Dirandro que los detenidos Luis Miguel Espinoza Oroche alias `Michel´ y Luis Carlos Acuña Pomar están vinculados a presuntas actividades de tráfico ilícito de drogas en complicidad con Gerald Oropeza.

*Respecto al primer detenido no se ha dicho mucho. *Tan solo se conoce que el Juzgado le otorgó libertad. Sobre este personaje se vierten serias acusaciones judiciales.

El episodio que los agentes antidrogas recopilaron del investigado Luis Acuña Pomar, son más que interesantes. Su vinculación con Gerald Oropeza sería producto de su afición por las carreras legales `Piques´ en el autódromo de “La Chutana” ubicado en kilómetro 50 de la carretera Panamericana sur y el haber viajado con Oropeza a Cancún, México, para tomarse unas vacaciones.

Sin embargo, al retornar a Lima el 1 de abril, sentado como copiloto en el Porshe, fue la otra víctima del atentado. Su vida peligró, lo salvó el blindaje que tenía el auto. “Las balas cayeron de diferentes lados, querían abrir la maletera, forcejeaban la puerta, pero no pudieron abrirla, ahí se escuchó la detonación. Los atacantes buscaban algo. Luego salió del vehículo que se incendiaba y auxilió a sus compañeros que yacían heridos”, declaró Acuña a los policías antidrogas.

[Madre de Gerald Oropeza: “Soy aprista por Haya de la Torre y no por Alan García”]

Acuña rindió su declaración el 14 de mayo y señaló dedicarse a la agricultura en la provincia de Huaral, en el fundo de propiedad de su abuelo, y que su relación con Oropeza se limitaba al mantenimiento de automóviles para que compitan en “La Chutana”.

Una de las primeras conclusiones de la policía fue que los asesinos buscaban en el Porshe algo que sería muy valioso. No importaba el costo. En aquella oportunidad no lograron su objetivo, entonces pasarían por el vuelto, como se dice en el argot delictivo.

Asimismo, Acuña afirmó que “Jota” seria el responsable del atentado al Porshe porque había tenido una desavenencia con Gerald.

Le preguntaron ¿Quién es Jota?, no lo conozco, fue un comentario de Gerald, refirió Acuña. “Al día siguiente del atentado, me llamó él y me pidió que recoja el Audi S3 que se encontraba en el taller de mecánica y debía pagar como 15 mil soles por el cambio del turbo; dinero que recogí de su domicilio y deposité en una cuenta bancaria de la empresa que le realizó el servicio”, dijo.

Estos indicios de estar pendiente de sus vehículos, pese haber sufrido un atentado, les llamo la atención a los investigadores de la Dirandro. Y le preguntaron quién sería el proveedor de los repuestos. Acuña mencionó a ´Neto´ como la persona responsable de importar los repuestos de Italia.
Este detalle disparó las alarmas. Los agentes antidrogas recopilaron los videos hallados en el celular de Carlos Sulca; la otro víctima del Porshe. Empezaron a visualizar hasta que apareció ´Neto´, identificado como Ernesto Higueras Haaker.

‘Neto’ se acudió a las instalaciones de la Dirandro el 18 de mayo último en calidad de testigo. Sin actividad conocida, reconoció haber culminado sus estudios de aviación civil y tramita la licencia de piloto ante el Ministerio de Transportes y Comunicaciones.

El episodio narrado por ´Neto´ en la Dirandro podría conducir a esclarecer las conexiones de Gerald en el extranjero.

Higueras conoció a Gerald desde diciembre del 2014 tras una reunión en “La Chutana”. “Luego me llamó a mi celular para pedirme un favor. Nos reunimos en tres oportunidades. La primera en su domicilio de Surco, luego frente a la universidad de Lima y la última vez, en su oficina de Breña; en ese entonces él manejaba un auto SEAT color blanco”, refirió.

“En esta última reunión, me dijo que había importado repuestos de Suiza para uno de sus autos y me pidió ver si tenía alguna persona en aduanas que lo ayudara”, cuenta. Higueras le recomendó los servicios de la empresa aduanera Global Aduana SAC. En ese instante, Oropeza llamó por teléfono a Renzo Ramos, de la empresa GDT Logistic Perú SAC, para pedirle la documentación de importación de repuestos que habían hecho en enero pasado.
Higueras dijo que la última vez que vio a Gerald fue el 26 de marzo en su casa de Surco (ubicada al costado de la residencia Británica), para que firme los documentos de desaduanaje de los repuestos. “Había una fiesta y me quedé tan solo 10 minutos y luego me retiré. No cobré nada, ya que era para ayudar a un amigo”, respondió.

 

LA HISTORIA DE UN ENCUENTRO
“Gerald me pidió que recoja los repuestos en vista que viajaba a México”, contó ´Neto´. La empresa aduanera dejó el 30 de marzo último tres cajas blancas conteniendo varios repuestos. “En la mañana me entero del atentado que había sufrido Gerald. Dos días después me llamó Pilar López, madre de Gerald, me dijo que le entregara los repuestos de su hijo, pero que lo hiciera en un lugar público. Acordamos reunirnos en el centro comercial Jockey Plaza”, recuerda.

“La mañana siguiente, al promediar las tres de tarde, en el segundo piso se estacionaron dos vehículos: un Audi blanco y otro Nissan Navara negro. Del cual descendieron cuatro personas que se desplazaron por diferentes lados, habían tomado distancia respecto de mi vehículo. No me dirigieron palabra alguna. Sentí temor al verme rodeado. Uno de ellos hizo una señal con la mano derecha a los tripulantes del Audi, del cual descendió la señora Pilar que estaba acompañaba por otra mujer. Se acercó y me saludó. Miraba a todos lados, con una actitud paranoica. Fue muy amable, denotaba preocupación en su rostro. Ante ello decidí ir al grano y le dije que tenía los repuestos en la parte posterior de mi vehículo. En ese instante, dispuso que trasladen las tres cajas de repuestos al vehículo Nissan, luego le entregue los manifiestos de aduanas de los repuestos para el Ferrari F-6”, relató Higueras ante la Policía.

Según la Declaración Única de Aduanas (DUA) recogida por la fiscalía y que es parte del expediente judicial, el desaduanaje lo realizó la empresa Global aduanas SAC el 27 de marzo último. Según el reporte, se aprecia que el cargamento llegó al Callao, APM Terminals, el 19 de febrero, procedente Suiza, con diez piezas (repuestos) de Ferrari F6 modelo 222 con un peso bruto de 40 kilos que fueron transportados por la empresa Tramarsa S.A. El importador fue identificado como Gerald Américo Oropeza López con RUC 10410383913 con dirección calle Tomasal 475 (condominio Británico) Surco. Por esta operación, Gerald pagó US$9,211 al operador logístico.

Sin embargo, al revisar la DUA en el sistema de la Aduanas, se aprecia que los repuestos fueron importados en tres cajas procedentes de Italia, y no de Suiza. Describe la importación de diez piezas (repuestos) consistente en: caja de cambio, respiradero, retrovisor, parrilla, rejilla de ventilador, guarda fango, cubierta y para choque; el modelo era Ferrari F6 222. La mercadería fue transportada por la empresa Tramarsa a los almacenes de Alconsa, ubicados en el ex Fundo Oquendo. Sin embargo, la autoridad aduanera le asigno “Código rojo”; es decir, la mercadería debía ser revisada con minuciosidad. Pese a ello, las cajas fueron retiradas.

 

EL KIT DESAPARECIDO
Sin embargo, los agentes antidrogas sabían (por acciones de inteligencia) que lo que buscaba los victimarios de Gerald sería un kit de repuestos o maleta conteniendo una valiosa mercadería que habría sido retirada del contenedor que traía al interior del automóvil Marca Ferrari color rojo, modelo Berlinetta F-12 Bony Vin hallado en el depósito de la empresa Tramarsa en el Callao e incautado por las autoridades el 22 de abril pasado.

La Policía le preguntó a ´Neto´ por el kit de repuestos. “Jamás en mi vida vi que había una maleta o un kit, yo no tenía documentación del carro, pero sí sabía del carro que llegaba”.

Concluyó su intervención diciendo que “dichos repuestos le hice entrega a la madre de Gerald Oropeza López y no he visto una maleta ni un kit de 80 kilos”.

Las conclusiones de las pesquisas de la Dirandro vertidas en el Informe policial N° 08-05-2015 son más que evidentes. El testimonio de Ernesto Higueras Haaker carecería de veracidad. Según las declaraciones del testigo Julio César Torres Camargo y el detenido Luis Carlos Acuña Pomar “este (Ernesto Higueras) habría sido la persona que realizó los tramites de importación del vehículo Ferrari F12 Berlinetta Body ZFF74UHBOC, dentro del contenedor TGHU173534”.

Esta información guardaría relación con los diálogos hallados en el celular de Carlos Sulca que sostuvo con Gerald (cuando se encontraba en Cancún, México). “Neto Higueras había retirado una caja con un peso de 80 kilogramos que fue transportada en la maletera del citado vehículo, el cual supuestamente contenía accesorios aerodinámicos para el vehículo Ferrari”, resalta el informe policial.

Termina así el informe: “Sin embargo, por la forma irregular de haber extraído esta caja o kit que estaba dentro del contenedor antes de desaduanar el auto, se presume que haya contenido algún artefacto y/o dinero de procedencia ilícita que viajó desde Italia y que estarían vinculadas a estas acciones de TID”.

Respecto del análisis de las declaraciones de Higueras resaltan: “Ernesto Antonio Higueras Haaker ha negado estas versiones (de Julio Torres Luis Acuña), aduciendo no haber participado en la importación del referido vehículo, pero sí en una primera importación de repuestos para este tipo de vehículo; sin embargo su manifestación no sería creíble, por cuanto él mismo ha señalado que efectivamente entregó tres (03) cajas de repuestos a la madre del investigado Gerald Américo Oropeza López” y concluyen que “por estas contradicciones se infiere que la caja hubiera contenido algún artefacto o dinero de procedencia ilícita”.

Las declaraciones así como el informe policial vienen siendo analizadas por la Fiscalía de Crimen Organizado. De igual forma, vienen investigando a los estibadores de APM Terminals que laboraron el 30 de marzo último y participaron en el desembarque del contenedor TGHU1753346 del Buque portacontenedor WEHR KOBLENZ.

Por último, respecto de la menor diferencia de peso del contendor que trasladó el auto Ferrari F12 Berlinetta Body, ha motivado la emisión de una “Alerta” de la DEA respecto del modus operandi y el personal que labora en los almacenes, operadoras logísticas y empresas de transportes que realizan labores aduaneras en el ex Fundo Oquendo.

Leave a comment

Make sure you enter the (*) required information where indicated. HTML code is not allowed.

back to top
Info for bonus Review bet365 here.

INICIO

CONSTITUCIONAL

CIVIL

PENAL

EMPRESARIAL

ADMINISTRATIVO